viernes, 5 de febrero de 2010

El Tiempo Libre en la Antigua Roma


En toda civilización y en toda época, siempre un tema a tener en cuenta, es el hecho de buscar una idea o una actividad para ocupar el tiempo libre.

Las actividades nocturnas eran prácticamente impensadas debido a la oscuridad de las calles y la inseguridad de las mismas. Motivo por el cual el día finalizaba temprano, en vísperas a la cena, al caer la luz natural. Similar a los tiempos que corren, una solución era tomar un baño termal, donde la clase social no era un obstáculo para poder disfrutar de dicho momento de relajación y esparcimiento. Una particularidad es que los trajes de baño de las mujeres eran similares a los de la actualidad y se conformaban por un sostén o fascia pectoralis y braga o subligar, un conjunto semejante al bikini.

Un baño en las aguas termales tenía distintas fases, habiendo inclusive competiciones tales como el trigon o el harpastum.

Las termas además tenían libros y salas de lectura, espacios para juegos de mesa o bien para comer algo.

En fin era un espacio más que especial para hablar de negocios o de política y porque no de deportes.

Otro espacio es integrado por los centros de espectáculos tales como el circo y el anfiteatro. Al igual que sucede en la actualidad, el rol principal de los espectáculos públicos era entre otras cosas distraer la atención del pueblo para quitar espacios a la reflexión.

Algunas de las atracciones de los circos eran las carreras de carros.

En los anfiteatros se llevaban a cabo las luchas de los gladiadores quienes se dividían en secutores, oplomachi, provocatores, retiarii, murmillones y thraces.

Otro tipo de espectáculos lo constituían las exhibiciones de animales domesticados, parodias de las venationes, con caza de conejos a cargo de enanos, presentaciones de malabaristas, acróbatas e ilusionistas, representaciones de cuentos populares.

En cuanto a las competiciones atléticas y las exhibiciones gimnásticas las mismas eran consideradas inmorales.

Continuando con las atracciones podemos agregar las batallas navales, y los espectáculos teatrales basados en el mimo.

Fuente recomendada con ilustraciones: Grandes Civilizaciones del Pasado. Roma Antigua. Anna María Liberati y Fabio Bourbon. Ediciones Folio S.A. 2005.