viernes, 5 de febrero de 2010

El Trabajo de los Hombres Libres en la Antigua Roma - Un espejo de la actual realidad Argentina


Conocido es que la actividad por excelencia era la agraria y pastoril. Pero aspectos de suma importancia que de alguna manera condicionaron el futuro de Roma culminando con el derrumbe del Imperio no dejan de ser sorprendentes a la hora de tratarlas y compararlas con la realidad económica que nuestro país presenta hoy en día.

Roma presentaba un comercio incipiente y limitado. Donde la figura del comerciante era mal vista ya que obtenía un lucro a través de la especulación, comprando mercadería más barata para revenderla a un precio más costoso. Quedando en segundo plano el verdadero valor que debe tener la obra del productor y no así su mera especulación.

El ciudadano romano tenía aversión por toda actividad manual, en realidad hoy en día hay aversión por todo lo que implique trabajar.

Muchas labores manuales no eran bien vistas por la sociedad motivo por el cual muchas de ellas estaban reservadas a los esclavos o los libertos.

La industria romana era preferentemente artesanal con un destino de las mercaderías netamente regional.

Los artesanos conformaban desde muy antiguo gremios, cuya creación se atribuye sin lugar a dudas a Numa Pompilio. Estos gremiso tenían una misión y/o función totalmente distinta a la que observamos en la actualidad.

He ahora donde empiezan a notarse algunos factores que generan preocupación, sobre todo si conociendo el resultado buscamos aprender de la historia para no cometer los errores del pasado:

A finales de la República, por causa de las numerosas guerras, Roma se vio plagada de esclavos que aumentaron sensiblemente el número de individuos más allá de la propia capacidad de manejo de los mismos por parte del Estado.

Estos esclavos, vendían su mano de obra "relativamente barata" logrando constituirse en la mano de obra por excelencia en distintos ámbitos disminuyendo la demanda laboral para el resto de los habitantes

Ante esta circunstancia: ¿Qué pasó con el trabajo de los hombres libres?

Si duda, se convirtieron en una masa amorfa y desocupada. Aquello que burdamente se dice populacho, al cual no solamente había que contener sino alimentar con repartos gratuitos de trigo, constituyendo un gasto público de notable importancia y muy sensible a la economía del Estado.

Luego al proliferar las manumisiones, esos esclavos, pasaban a ser ciudadanos, y como los ciudadanos estaban desocupados, aumentaba sensiblemente dicho número.

Para variar, y siempre en perjuicio de la estabilidad del estado, esos desocupados concurrían a solicitar y demandar subvenciones estatales.

No cabe dudas que el problema de la economía era realmente grave a causa del excesivo gasto público. Gasto que carecía de una retroalimentación, ya que era totalmente improductivo, porque esa masa amorfa, similares a las que vivenciamos en la actualidad, sólo recibían dinero en forma gratuita y sin contribuir en nada al Estado.

No hubo otra solución posible que paliar dicha situación a través del uso del ejército, es decir, buscando incorporar a esa masa al ejército para servir de alguna forma para algo (como contraprestación) a Roma.

Como resultado final, surgido en forma paulatina ante la imposibilidad de poder afrontar semejante gasto público devino una inflación de gran escala, la cual vino acompañada de constantes conflictos sociales.

Recordemos como Diocleciano buscó paliar los efectos de la inflación dictando en el año 301 d. J. C. el edicto del máximo o ley de precios máximos con penas severas para evitar que se disparen los precios de bienes y servicios.

Un ejército desarticulado y carente de servir al Estado, una sociedad quebrada y desocupada imposibilitada por voluntad y a veces por obligación, de poder hacer algo por Roma; en fin un rechazo rotundo a toda forma de trabajo, individuos que solo viven por el trigo y por sobre todas las cosas, por el juego (pan y circo).

y Roma...

El derrumbe del Imperio de Roma fue ni más ni menos que la crónica de un final anunciado.

y Argentina...

Quizás aquí sea otra historia... o tal vez el final sea el que poco a poco se fue anunciando.