domingo, 23 de mayo de 2010

Adam Weishaupt y su admiración por Espartaco


 Según el escritor Paul H. Koch en su obra "Iluminati. Los Secretos de la Secta más temida por la Iglesia Católica" de Editorial Planeta, el fundador de dicho movimiento (en 1776) habría sido Adam Weishaupt, un personaje que revistiera la condición de catedrático de Derecho Canónico en la Universidad de Ingolstadt, cristiano converso (ya que su madre era judía), ex sacerdote jesuita (ya que fuera expulsado), convertido a los cortos 25 años en profesor titulado para 2 años después ser catedrático demostrando en fin una gran capacidad intelectual que dificilemente pasara inadvertida, por último podemos decir que estuvo ligado al mundo del derecho al igual que su padre demostrando además una gran pasión por la masonería y otras organizaciones similares.

Lo concreto es que A.W. habría sido el creador del Rito de los Iluminados de Baviera y habría continuado con la tradición de utilizar entre sus miembros los famosos nombres místicos o simbólicos. Así como Wolfgang Goethe habría utilizado el de "Abaris", Weishaupt se habría hecho llamar "Espartaco" en homenaje al gladiador de origen Tracio que en el año 73 a. J. C. lideró una de las mayores rebeliones de esclavos.

Es de destacar que Espartaco fue uno de los personajes que puso en jaque la estabilidad de la Rapública Romana, dentro del marco de una situación verdaderamente caótica que se vivía por ese entonces, donde se incentivó a que los siervos asesinases sus antiguos amos y controlasen extensas regiones del territorio romano, aunque al fin y al cabo la victoria final siempre favoreció al ejército romano.

Ahora bien entre ambos personajes hay notables y profundas coincidencias. Ambos pregonaron por una aniquilación del sistema político imperante: por el lado de uno la Monarquía y la República el otro, buscando al fin y al cabo la modificación o destrucción del antiguo régimen. A su vez pretendián combatir o atacar el sistema de propiedad privada para individuos y sociedades en busca de un reparto más igualitario con base y administración social. La sustitución de la forma de gobernar imperante en miras a modificarla o suplantarla por una de índole general o incluso mundial. A su vez había una tendencia a eliminar el concepto de familia clásico, al no ser favorecidos por la regulación que la misma tenía tanto en sus aspectos personales, sociales y económicos, de hecho la idea de suprimir los derechos de herencia en todos los casos por parte de A.W. justifica esta premisa. Vemos entonces que pilares de un sistema de índole social y siempre en miras a modificar el orden imperante en el contexto que les tocó vivir a ambos, es lo que los une. Igualmente ambos lograron seducir con sus ideas y lograr sus adeptos dispuestos a todo para defender la causa, pero los resultados y destinos serán muy distintos. En el caso de Espartaco remito a una entrada en este blog que refiere al mismo y a la situación de cuasi esclavitud de los gladiadores, al igual que las bases del comunismo ya sustentadas por este esclavo que llegó a poner verdaderamente en jaque a la estabilidad de una forma de gobierno que se pensó como perfecta hasta que se fuera debilitando poco a poco para dar origen a un Nuevo Orden. Y creo que ambos comparten también esta causa final, la instauración al fin y al cabo de un Nuevo Orden.


Estatua de Espartaco en el Museo del Louvre, por Denis Foyatier