sábado, 22 de mayo de 2010

La novedosa medida de Piñera en Chile para promover el matrimonio y la legislación de Augusto para el Imperio Romano en materia de matrimonio


El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció durante su primera cuenta pública ante el Congreso la creación de un bono para aquellas parejas que cumplan 50 años de casados como incentivo para promover el matrimonio en miras a fortalecer y proteger la familia. Su preocupación apunta a la disminución de la natalidad y de la nupcialidad, y al hecho que hoy día nazcan más niños fuera que dentro del matrimonio y que por cada niño que nace vivo, hay uno que deja de nacer por culpa de los abortos.
Estas medidas no son nada novedosas. Ya en el antiguo imperio romano, en la época de Augusto, era evidente el convencimiento de que la grandeza de roma estaba en la solidez de las familias, constituidas en torno al vínculo matrimonial el cual Agusto tanto intentó defender, favorecer y promover a través de dos leyes muy importantes: Ley Iulia de Maritandis Ordinibus del año 18 a. J. C. y la Ley Papia Poppaea del año 9 d. J. C.
Dichas leyes imponían desventajas a los solteros y a los casados sin hijos con el objetivo claro de fomentar el matrimonio.No va al caso analizar ahora la casuística de cada ley porque las realidades son distintas pero vale tener en cuenta que en esencia, el objetivo central es el mismo, y la necesidad de resguardarlo ya viene de larga data. Como siempre, y una vez más, las respuestas ya las brindó el Derecho Romano.