lunes, 15 de noviembre de 2010

Derecho de Acrecer en los "LEGADOS" romanos y la figura de la Conjunción o coniunctim. Sucesión Testamentaria.

Previo a la era de Justiniano, es decir, mientras susbsitían las formas clásicas de legados conceptualizadas en cuatro variantes (per vindicationem o vindicatorio, per damnationem o damnatorio, sinendi modo y per praeceptionem) el derecho de acrecer no se verifica de manera uniforme ni existía un monismo metodológico en cuanto a su aplicación. Todo lo contrario, variaba de acuerdo a la categoría de lagado que tengamos en frente.

Fácil es advertir el mecanismo de aplicación en un legado per vindicationem ya que en caso de existir "varios legatarios" todos ellos eran llamados a la cosa entera, motivo por el cual el fallecimiento de un colegatario acrecía la porción de los demás.

Distinto es el caso del legado per damnationem donde se originaba una obligación. Aquí cambia el funcionamiento y no había margen para el acrecimiento.

Por otro lado... ¿Cuál es la diferencia entre una única proposición o coniunctim y distintas proposiciones o disiunctim?

La diferencia radica en el llamamiento el cual puede ser "conjunto" o "separado".

No es lo mismo unir tres nombres (en referencia a tres personas), por ejemplo: Lego X fundo a "A"; "B" y a "C"; que decir: Lego X fundo a "A", lego X fundo a "B" y lego X fundo a "C" (vale la aclaración que siempre X se refiere al mismo fundo).-

Hay alguna diferencia?

Estamos legando a las mismas personas, lo mismo y la consecuencia será la cotitularidad. Lo que varía es la proposición empleada. En el primer caso donde el llamado es a A, B y C de manera conjunta (conjunción) la obligación se encuentra dividida desde un primer momento entre A, B y C.

En el segundo caso, donde no hay conjunción sino un llamado en base a la utilización de distintas proposiciones, había tantas obligaciones como herederos hubiese, en este caso, había 3 obligaciones, motivo por el cual, si bien era materialmente imposible en el caso de plasmarse la obligación en la entrega de una cosa, entregar la misma cosa a cada uno de esos herederos, el heredero cumplía entregando la cosa al que primero la pidiese restando abonar el valor a los demás.

Veamos ahora la incidencia de los antes manifestado en nuestro Código Civil Argentino.

El artículo 3810 establece la aplicación del derecho de acrecer en las disposiciones testamentarias únicamente.

Habrá acrecimiento en las herencias y legados, cuando diferentes herederos o legatarios sean llamados conjuntamente a una misma cosa en el todo de ella (Artículo 3812).-

Es la nota al artículo antes nombrado la que tiene mucha reelevancia en el tema tratado y hace especial mención al derecho romano y a las conjunciones cuando establece:

La Ley Romana había creado entre dos legatarios tres maneras de conjunciones: re tantum, re et verbis y verbis tantum.

La conjunción re tantum tenía lugar cuando dos individuos eran llamados al mismo legado por dos disposiciones separadas. Ttio fundum Tusculanum do lego. Mevio eumdem fundum Tusculanum do lego. Se ve por esta fórmula, que aun cuando los colegatarios eran llamados por frases diferentes, estaban unidos por el vínculo que produce la identidad de la cosa legada.

La conjunción re et verbis sucedía cuando por la misma disposición dos personas eran llamadas a la misma cosa. Tito et Mevio fundum Cornelianum do lego.

La conjunción verbis tantum se hacía cuando el testador llamaba muchas personas a la misma cosa, señalando a cada una la parte que debía tener: Titio et Mevio fundum Tusculanum do lego aequis partibus.

El tema es de largo análisis pero basta en este parte hacer una mención a los fines de ir introduciendo la temática.