domingo, 26 de septiembre de 2010

La Quimera del Bienestar Social


La palabra quimera deriva del griego “chimaira” que quiere decir animal fabuloso, hacía referencia a aquel animal fabuloso que tenía cabeza de león, vientre de cabra y cola de dragón que vomitaba fuego. Pero en sentido figurado, cuando uno habla de quimera hace referencia a algo que uno se imagina como posible o verdadero.

En tiempos modernos se ha hecho habitual hablar del bienestar social, de las necesidades de la comunidad, etc., en lugar de la suma total de placer de los individuos.
La idea de que la comunidad es una entidad independiente, con necesidades e intereses propios, debe ser rechazada como ilusoria. Todas las necesidades humanas son experimentadas por el individuo y el bienestar de la comunidad es lo mismo que el de sus miembros.


El Principio de Maximización

El principio utilitarista no puede ser derivado de la experiencia, sino que, a semejanza de otros principios éticos, es un postulado metafísico basado en la intuición. Pero si se parte de la premisa de que el placer es lo intrínsecamente bueno y de que debe darse la misma consideración al placer de los demás y al propio, la elección se reduce a un cálculo puramente racional.

Pero este cálculo que pareciera ser puramente racional puede dejar de serlo cuando en la decisión que voy a adoptar hay otras circunstancias que tipifican mi elección. Por ejemplo: Si yo estoy extremadamente hambriento, hace mucho tiempo que no como considerando también que me gusta una banda de rock internacional que viene a la Argentina justo este año y no se si volverá de nuevo ¿Cuál será mi elección si me ofrecen una buena porción de alimento y la posibilidad de ver el show de la banda que me gusta?, es lógico que la circunstancia de estar hambriento afecta esta cuantificación de placeres, ya que no elijo comer porque sea más placentero para mí, sino porque lo necesito sino muero.

Parecería ser que la mejor manera de cuantificar los placeres es partiendo del supuesto que no tenga necesidad por una en especial así puedo adoptar una decisión libre sin estar forzado por una carencia que en el momento de elegir poseo.

La situación verdadera es que estamos movidos por muchas necesidades y consideraciones diferentes que se enfrentan y luchan en un proceso irracional de motivación.

El principio utilitarista es inaplicable en situaciones de conducta donde compiten un número de necesidades cualitativamente diferentes.

Utilitarismo y Naturalismo en torno al Bienestar General


Bentham deseaba eliminar de raíz todas las concepciones de ideas innatas o verdades a priori. La conciencia moral no es revelación de verdades eternas, según Bentham, sino simplemente un catálogo de opiniones tradicionales y prejuicios difíciles de borrar porque han sido inculcados en el espíritu de los hombres desde su más temprana infancia.

Todo afán humano es un afán en pos de la felicidad. La felicidad, en consecuencia, es la cosa que es buena en sí misma, y el principio moral del comportamiento debe apuntar a aquella acción que produce la mayor suma posible de felicidad en el mundo. El valor de una acción depende, por ello, de los efectos que produce, medido en términos de placer (felicidad) o dolor humanos.

La creencia de Bentham en la posibilidad de construir una doctrina moral sobre un fundamento puramente empírico es necesariamente una ilusión.

El punto de partida de Bentham es que todo afán humano es un afán en pos del placer. El principio supremo de acción de me ordena a actuar de tal manera que la suma total de felicidad en el mundo sea la mayor posible.

Hay que mencionar como crítica, que el hecho de que cada hombre busque su placer no necesariamente implica que se busque la felicidad general.

Por otro lado incurre en el iusnaturalismo al obtener principios por intuición intelectual al hablar del concepto de felicidad general, pero por otro lado se le reconoce un avance moral en el conocimiento del ser humano.

También se le reconoce el hecho de combinar pocos principios indemostrables con principios demostrables (mayoría). La felicidad de todos cuenta lo mismo (principio de igualdad)-.

Pero otra crítica que se le formula es la diversidad de intereses de la comunidad. Es muy difícil comparar los anhelos de uno con los de otro.

Clasificación del utilitarismo:

1)
a) Universalista: Placer general.
b) Egoísta: Placer particular. Afectan sólo al propio agente.

2)
a) Hedonista: Se identifica con los placeres sensibles.
b) Idealista: Se refiere a otras cosas que podrían causar placer, como el conocimiento o la existencia de cosas bellas, como suponía G. E. Moore.

3)
a) De acto: El principio de utilidad es aplicable directamente a cada acto individual. Lleva a consecuencias extremas como matar un inocente con tal de alcanzar la felicidad general.
b) De reglas: Los actos individuales no se juzgan como moralmente correctos o incorrectos por aplicación directa del principio de utilidad sino de acuerdo con ciertas reglas morales, como las que prohíben matar, incumplir acuerdos, etc.

4)
a) Positivo: Que los actos contribuyan a lograr el bien.
b) Negativo: Que los actos no contribuyan a causar daño.

5)
a) Clásico: Totalidad de felicidad que produce un acto.
b) Promedio: Porcentaje de felicidad que produce el acto.

Sucesión Testamentaria en la Antigua Roma

Concepto de Testamento:

Es la declaración de voluntad por la cual designamos la persona o personas que deben sucedernos en calidad de herederos (Maynz)-.

Caracteres:

a) Acto del Derecho Civil.

b) Acto Personalísimo.

c) Acto Formal y Solemne.

d) Acto Unilateral.

e) Acto Mortis Causa.

f) Acto esencialmente Revocable.

g) Nadie puede morir en parte con y en parte sin testamento.

Formas de Testar

En el Derecho Civil:

a) Ante los comicios calados (15 de Marzo y 15 de Mayo) en tiempos de paz.

b) In Procinctu en tiempos de guerra.

c) Mancipatio en favor del familiae emptor (a modo de enajenación) + Nuncupatio + Libripens + 5 testigos.

d) Mancipatio en favor del familiae emptor (a modo de entrega en depósito); y el resto igual al caso anterior.

e) Cae en desuso la mancipatio y se conserva la nuncupatio pero ahora ante 7 testigos (los 5 de antes + el anterior comprador de bienes + el libripens)-.

f) Ya ni siquiera la nuncupatio es necesaria. Las tablillas hacen presumir que fueron entregadas en el acto oral exigido.

En el Derecho Pretorio:

El Pretor daba la bonorum possessio a quien exhibía un testamento redactado sobre tablillas con el sello de 7 testigos. Es importante tener en cuenta que el testamento pretorio no invalidaba un testamento civil precedente.

En el Bajo Imperio:
Testamento basado con resabios de las fuentes anteriores.
Clasificación:

a) Testamentos Privados: A su vez los mismos pueden ser orales (expresión de la voluntad ante 7 testigos) o escritos. Estos últimos Testamento redactado en tablillas, ante 7 testigos, cada uno de los cuales firma al pie al igual que el testador. Elementos: Presencia de testigos (7), unidad de acto, sellos y colocación del nombre de cada uno, y firma.

b) Testamentos Públicos: Se extendían por medio de actas suscripta ante el juez o la autoridad municipal.
Formas Extraordinarias de testar.

a) Testamento Militar: Otorgado por el soldado en campaña sin importar el medio empleado. Con Justiniano la validez de dicho testamento es de 1 año, transcurrido el cual debe celebrar testamento por la vía ordinaria.

b) Testamento en época de peste: Ante 7 testigos sin exigirse por las particularidades del caso la unidad de acto.

c) Testamento en el campo: Ante 5 testigos. Se exigen menos ya que en el campo era difícil conseguirlos.

d) Testamento del ciego y el analfabeto: Debía estar presente un oficial público (tabularius) o un octavo testigo.

e) Testamento a favor de los hijos: Solo debía ser escrito a puño y letra el nombre de los instituidos herederos de la herencia que se dejaba y la fecha.

Capacidad para testar.

a) Capacidad Activa (Testador): hombre libre, ciudadano romano, sui iuris, púber (ver sustitución pupilar) y capaz de hecho. La capacidad se juzga al momento de la muerte del testador.

b) Capacidad Pasiva (Heredero): No podían ser herederos los esclavos (salvo que se los manumita en el mismo testamento), los peregrinos, las personas inciertas, los dioses, los municipios, las mujeres por fortunas superiores a 100.000 ases. No puede faltar la capacidad pasiva entre los momentos de la delación y de la adición (fallecimiento del testador y aceptación de la herencia)-.

Institución del heredero

No podía faltar la palabra "heres" (heredero)-. Constantino abolió toda formalidad inequívoca de institución.

Sustituciones Hereditarias.

a) Sustitución Vulgar: Se instituye un segundo, y en su caso un tercero y así sucesivamente.

b) Sustitución Recíproca: Se instituyen varios herederos sustituyéndolos entre sí.

c) Sustitución Pupilar: Un padre nombraba heredero al hijo impúber para él supuesto que éste muriese antes de haber podido hacer su testamento.

d) Sustitución Cuasipupilar: Para dotar de heredero a un descendiente insano mental, sin intervalos lúcidos, para el caso que falleciese sin haber recobrado la capacidad. No necesariamente debe tratarse de un hijo.

Nulidad del Testamento.

a) Inobservancia de las formas.

b) Falta de capacidad (del testador al testar y del heredero al momento de ser instituido)-.

c) Omisión de un sui herede.

Invalidación del Testamento.

Pérdida del valor por causa posterior a la confección.

a) Testamento Roto: El testador cambia su voluntad en otro testamento.

b) Testamento Irrito: Pérdida de la capacidad luego de testar.

c) Testamento Desierto: Cuando el heredero instituido no lo acepta o bien pierde su capacidad o fallece antes de la muerte del testador.

Sucesión contra el testamento.

a) Preterición de herederos: Omisión de un sui herede que causa la nulidad del testamento en el caso del varón o bien la modificación en el caso de hija o nieto.

b) La Legítima: Cuota de bienes que la ley obliga al testador a dejar a sus parientes más próximos, que reciben el nombre de herederos forzosos. ¼.

c) Querella de Inoficiosidad: Acción del heredero cuando no se respeta la legítima y prescribe a los 5 años.

d) Desheredación: Los hijos varones debían ser desheredados específica y nominativamente.

Codicilio.

Forma menor de testamento libre de formas.

Fuente de consulta: Ghirardi, Juan Carlos. Derecho Romano I. Tercera edición corregida y aumentada. Ediciones Eudecor. 1999.-

El Bien Común. Nociones Generales. Idea del Concepto. El Bien Humano, el Bien Común y las formas analógicas. Primacía y Estructura Formal.


El Bien común es la forma más alta de bien, y la idea del bien es primordial en todas las ciencias prácticas y en toda la vida de la actividad humana. La idea del bien, materialmente fundado y coincidente con el ser real de las cosas, es este mismo ser, en cuanto expresa la perfección en sí misma y en cuanto perfectivo de otros. Todo ser, en tanto que ser, contiene un acto, y todo acto es una cierta perfección; por eso, toda cosa es buena según que ella es perfecta. La bondad es la perfección, el grado especial de nobleza o título de la misma en las cosas.
Santo Tomás ve en la idea de bien el principio de todo movimiento.
Cuando nos trasladamos al ámbito del bien humano específico, al campo de los bienes que el hombre persigue, como convenientes y capaces de perfeccionarle, vemos que entonces este obtiene la condición de causa final.
La finalidad es un hecho universal en el movimiento ordenado de las cosas; más sólo el hombre obra por un fin, por el conocimiento y presencia intencional del bien, que es el fin, en su inteligencia; causa final al ser impulsor de todos los apetitos y actividades. La idea de bien común se presenta en el obrar solidario y comunitario de los individuos. El bien común corresponde exactamente, en la vida y actividad de los grupos sociales, al bien privado en la vida y actividad ética de la persona singular, con funciones enteramente equivalentes.
Es la natural indigencia la y necesidad de perfección la que mueve a los hombres a constituirse en sociedad. El hombre necesita de la sociedad para su perfección, para su bien. Por eso se reúnen en sociedad con vistas a un bien común a todos ellos, como a su propio fin.

Es el bien de todos y cada uno, sin excluir a nadie.

Surge entonces la noción de bien común, como una categoría de bien nueva, propia de lo social. Sus características esenciales son la unidad, puesto que es meta y aspiración única, igual para todos los individuos, y la universalidad o totalidad, por el hecho de ser un bien común que engloba los bienes de todos los individuos; social, no puramente personal; público, no privado.

La noción de bien común se concreta de modos esenciales distintos en las diversas sociedades en que se realiza, y que a la vez es una totalidad o concepto análogo respecto de los bienes particulares en él contenidos.

Analogías gradualmente ordenadas en cuanto al bien común de menor a mayor:

a) Formas de bien común imperfecto, referente a las sociedades imperfectas u organizaciones sociales inferiores a la sociedad política: de la sociedad familiar, corporaciones municipales o provinciales y asociaciones libres.

b) Bien común temporal o bien humano completo de la sociedad perfecta, que es el Estado.

c) El bien común natural de la humanidad entera.

d) El bien común sobrenatural de la Iglesia.

e) El bien común inmanente de todo el universo.

f) El bien común trascendente, que es el bien divino.

Santo Tomás ha hablado sobre todo del bien común de la sociedad política, como paradigma y tipo acabado que comprende toda clase de bienes.

Este tipo de bien se presenta como una categoría de bien distinta de los bienes particulares de los individuos, pues se refiere a ellos como el bien del todo respecto de las partes. De ahí su primera característica de totalidad, pues la sociedad misma se presenta como un todo. El bien común es el bien del todo, al cual los individuos contribuyen y participan. Pero debe quedar muy bien en claro, que este tipo de bien común no hace referencia a la aplicación de una noción colectiva, de un colectivismo, porque no se descuida el valor del particular en beneficio del todo como en una posición colectivista; aquí no se sacrifica la parte para bien del todo sino que teniendo en cuenta la parte y respetando a la misma se contribuye también a la armonía y bien del todo.

Tampoco debemos confundir al bien común como la suma de bienes, o la simple colección o suma cuantitativa de los bienes propios o personales de los individuos. Este sentido es expresamente rechazado por Santo Tomás, ya que la diferencia entre el bien común y el bien particular, es de tipo formal o cualitativo y no cuantitativo. Esto se da porque la sociedad no es un mero conglomerado de partes, sino un todo orgánico y realidad distinta de la suma cuantitativa de los individuos.

El bien común, siendo un universal análogo, participa en los singulares, no en igualdad absoluta, sino en modos diversos de igualdad proporcional.

Cada ciudadano es una parte del todo, y la bondad de cada parte solo puede darse en la buena proporción o disposición con respecto al todo orgánico; de ahí que ese bien individual no será tal si no se desarrolla, crece y prospera en debida proporción con todo el conjunto.

El bien mío entendido relativamente, proporcionalmente al bien de éste, de aquel y de todo el mundo. Si un patrón trata de engrosar el caudal privado a expensas de los obreros, sembrando la miseria, inflige un daño al bien común, no por haber crecido su bien privado, sino porque no ha aumentado conjuntamente de un modo proporcional la riqueza de sus obreros, antes ha redundado en perjuicio de ellos. El crecimiento de la riqueza privada, para que se realice según la ley del bien común, debe refluir un bienestar y prosperidad general.

La superioridad del bien común es la consecuencia lógica de todo lo dicho, su propiedad más característica. El bien común es superior al bien singular de cada persona, por ser un bien mayor y más perfecto, bien mejor y más divino, y afirmando con frecuencia que se distingue de él como lo perfecto de lo imperfecto o como el fin universal se distingue del fin particular. Esta superioridad del bien común es no sólo cuantitativa, como una suma lo es respecto de lo sumado, sino formal.

Las personas humanas son parte de ese todo que es la sociedad. Más la parte es ordenable al bien del todo. De ahí que todos los actos virtuosos del hombre, sean relativos a su propia perfección, sean al bien de los demás, son referibles al bien común y puedan ser objetos de disposiciones normativas de la justicia legal, que ordena los actos de todas las virtudes al bien común. Por ello, la justicia legal es virtud general, pues extiende su radio de acción imperativa a las operaciones de todas las virtudes. El hombre no debe aislarse en un individualismo cerrado ni buscar egoísticamente su propio bien con perjuicio del bien de los demás, como si el interés por la vida social fuera tan sólo un lujo de caridad, sino que debe ordenar y orientar socialmente sus fuerzas, sus intereses y negocios.

En la justicia legal, el sujeto de deberes son los individuos para con el estado, y el poder público determina e impera la aportación de las cargas de cada uno de los individuos para con el bien común. La ordenación de los individuos al bien común y el ámbito de sus obligaciones para con él es universal extensivamente. Pero esta ordenación debe tener sus medidas su limitación.

Los miembros del cuerpo humano son todo para el organismo y no tienen otra finalidad que servir a la vida total, sin tener alguna otra exigencia fuera de ese destino. Pero las personas humanas son partes de la sociedad política sólo por analogía, como partes de un todo accidental. Ellas, a su vez, son todos que sirven a otros bienes y finalidades superiores. Tendrá, por lo tanto, limitaciones esa ordenación al bien común social, y ellas, a su vez, sus derechos y exigencias frente a ese todo social.

Nueva publicación de CM (Cultura Masónica). Revista de Francmasonería N° 5. Octubre de 2010. Año II.

Link: http://masonica.es/cm/revista_cm_octubre_2010.pdf

El Fondo de Comercio. Aspectos generales para su conceptualización y para su transferencia acorde al sistema establecido por la ley que lo regula.


La regulación del Fondo de Comercio la encontramos en la Ley 11.867 (en adelante LTFC) la cual data del año 1934 y fue reglamentada por el decreto 88.168/36.-

La LTFC no define el fondo de comercio sino que opta por determinar directamente los elementos que lo integran o que pueden llegar a integrarlo siendo los mismos identificados bajo un criterio de universalidad o identidad conjunta.

El art. 1 establece: "Declárese elementos constitutivos de un establecimiento comercial o fondo de comercio, a los efectos de su transmisión por cualquier título: las intalaciones, existencias en mercaderías, nombre y enseña comercial, la clientela, el derecho al local, las patentes de invención, las marcas de fábrica, los dibujos y modelos industriales, las distinciones honoríficas y todos los demás derechos derivados de la propiedad comercial e industrial o artística". (menciones meramente enunciativas).-

Ahora bien que compone un Fondo de Comercio:

1) Instalaciones: Bienes tangibles del establecimiento comercial necesarios para desarrollar la actividad comercial.

2) Mercaderías: Bienes de cambio adquiridos o producidos para su venta como parte de la actividad principal del fondo o que se encuentran en el proceso de producción para dicha venta o que puedan consumirse en tal proceso.

3) Nombre y Enseña Comercial: Nombre comercial como designación de actividades, como atributo de la personalidad. La enseña se encuentra íntimamente ligada con la idea de dessignación de actividades abarcando signos, frases y colores que pueden fortalecer la marca o designación comercial.

4) Clientela: Es el verdadero fundamento económico de la trasnferencia de fondo de comercio. No debemos confundir con el concepto de valor llave. El primer concepto hace referencia a los compradores potenciales y el segundo concepto es un elemento funcional que facilita la aptitud del establecimiento de generar ganancias como valor indisoluble del capital del establecimiento no pudiendo ser concebido sin el.

5) Derecho al Local: No hace referencia a "titularidad del inmueble" sino "derecho al local" lo que hace referencia a las locaciones, comodatos, usufructos o cualquier otro acto conexo tendiente a garantizar el uso y goce del local.

6) Patentes de Inveción, Marcas de Fábrica y Dibujos, Modelos Industriales como otros derechos de propiedad industrial.

7) Demás derechos derivados de la propiedad comercial e industrial o artística:  Como por ejemplo el Know How.

8) Personal Dependiente: Cuestión  no regulada por la LTFC pero si por la Ley de Contrato de Trabajo (en adelante LCT): Art. 228 de la LCT. El transmitente y el adquirente de un establecimiento serán solidariamente responsables respecto de las obligaciones emergentes del contrato de trabajo existentes a la época de la transmisión y que afectaren aquél.

Registración

La ausencia de del trámite de trasnferencia (ya sea la onerosa o la gratuita) establecida en la LTFC no invalida la misma sino que la torna "inoponible" ante terceros quienes podrán actuar como si el acto no se hubiera llevado a cabo.
Motivo por el cual para la protección de terceros debe hacerse una publicación en el Boletín Oficial y en otro diario de mayor circulación del lugar donde funcione el establecimiento. Luego de 10 días desde la ultima publicación, sin mediar oposición podrá otorgarse válidamente el documento de venta el cual debe extenderse por escrito y ser inscripto en el Registro Público de Comercio o en un registro especial creado al efecto.

Procedimiento para la Transferencia de un Fondo de Comercio

Hay una base contractual con cierta libertad para las partes y una base obligatoria consagrada por la Ley.
La trasnferencia puede ser onerosa o gratuita, venta o leasing. También puede ser privada o realizada en remate público.
En el caso de embargo de un Fondo de Comercio no requiere el trámite de transferencia.
Si es necesario que se lleve a cabo un proceso doble en el caso de Consurso Preventivo ya que por un lado es necesaria la autorización judicial de trasnferencia de fondo de comercio por el juez concursal, con vista al síndico y al comité de acreedores; por otro lado se debe llevar a cabo también el trámite propiamente dicho de transferencia del fondo de comercio ante el Registro Público de Comercio. 
La trasnmisión debe ser publicada en el Boletín Oficial por 5 días no aclarando la ley si deben ser continuada o no, debiendo considerar que prima el criterio de continuadad en los días de publicación.

Otorgamiento del Acto

1) Entrega de un anexo en el que se adjuntan una lista de acreedores (con sus nombres, domicilios y fechas de vencimiento).-

2) Cumplimiento del plazo de 10 días desde la última publicación de edictos (publicación por 5días).-

3) En caso de oposición, retención o depósito del importe adeudado a lso acreedores por el plazo de 20 días a lso fines de la realización del embargo judicial.

4) Otorgamiento del documento de transferencia.

5) Inscripción en el Registro Público de Comercio.

Régimen de Oposición de los Acreedores

La norma no obliga al enajenante o adquirente u otros interesados a notificar fehacientemente a todos los acreedores, lo cual habría sido aconsejable para una mayor trasnparencia, siempre y cuando se trate de un número reducido obviamente.
Art. 4 de la LTFC: "El documento de trasnmisión sólo podrá firmarse después de trasncurridos diez días desde la última publicación, y hasta ese momento, los acreedores afectados por la trasferencia podrán notificar su oposición al comprador en el domicilio denunciado en la publicación, o al rematador o escribano que intervengan en el acto reclamando la retención del importe de sus respectivos créditos y el depósito, en cuenta especial en el Banco correspondiente, de las sumas necesarias para el pago. Este derecho podrá ser ejercitado tanto por los acreedores reconocidos en la nota a que se refiere el artículo anterior, como por los omitidos en ella que presentaren títulos de sus créditos o acreditaren la existencia de ellos por asientos hechos en los libros llevados con arreglo a las prescripciones del Código de Comercio. Pasado el término señalado por el artículo 5, sin efectuarse embargo, las sumas depositadas podrán ser retiradas por el depositante".
En cuanto a los autorizados a oponerse en los términos del artículo 4 de la LTFC deben ser acreedores del enajenante del negocio (sea a título propio o incluso en garantía). No debe tratarse estrictamente de un acreedor del fondo de comercio porque el establecimiento comercial carece de personalidad jurídica (personalidad de la que sólo goza su titular), pero sus créditos deben estar relacionados con la actividad llevada a cabo por el negocio.

Aspectos Fiscales

Artículo 8 de la Ley de Procedimientos Tributarios, Son responsables en forma personal y solidaria con los deudores ...  inciso d): "Los sucesores a título particular en el activo y pasivo de empresas o explotaciones que las leyes tributarias consideran como una unidad económica susceptible de generar íntegramente el hecho imponible, con relación a sus propietarios o titulares, si los contribuyentes no hubiesen cumplido la intimación administrativa de pago del tributo adeudado.
Cuando el enajenante hubiere cumplido prolijamente con el procedimiento de trasnferencia de fondo de comercio en función de la LTFC, ésta producirá efectos respecto de las acreencias fiscales y deberá realizar una notificación personal y especial.

Fuente y Bibliografía:

* Halperín, Isaac. Curso de Derecho Comercial. Ed. Depalma. Bs. As. 2000.
* Molina Sandoval, Carlos. Nota exclusiva para diario Factor. 14 de Septiembre de 2010. Páginas 14 a 17. Suplemento del diario Comercio y Justicia de la Ciudad de Córdoba.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Liderazgo

28 consejos sobre el Liderazgo pueden rescatarse del nuevo libro del ex alcalde de Nueva York Rudolph Giuliani quien tuvo que lidiar con el atentado a las torres gemelas.

1. No hay nada mejor para un trabajo en equipo efectivo que una reunión matutina con los colaboradores más cercanos.

2. Primero lo importante, luego lo urgente.

3. Hay que conseguir la mejor y mayor cantidad de información posible, ésta debe ser una obsesión.

4. No hay que descuidar los pequeños detalles.

5. Hay que estar preparado en profundidad, estudiar permanentemente; no hay que depender del conocimiento de los demás, hace falta analizar uno mismo los problemas.

6. Un ejercicio útil es visualizar la meta y el proceso.

7. Organizar todo en torno a un propósito.

8. Usar indicadores para medir el progreso. Todo se puede contabilizar.

9. Hay que asumir la responsabilidad plena por todas las tareas del oficio.

10. El buen líder informa con frecuencia y extensamente a sus seguidores en torno a cómo va la gestión.

11. Cada uno de los subalternos que reporta directamente al líder debe tener una clara linea y objetivos específicos.

12. La clave del éxito consiste en rodearse de excelente gente.

13. Ser consciente de los puntos débiles propios es indispensable para subsanarlos.

14.  Cuando se escoge a los miembros del equipo no hay que dejarse impresionar por sus estudios, sino por los logros concretos a lo largo de su vida.

15. Hay que estar constantemente "avivando el fuego".

16. Antes de tomar una decisión importante, es necesario dedicarle todo el tiempo posible a tomar en consideración el mayor número de perspectivas que se tiene. Pero una vez que se toma la decisión, sólo hay que concretar las energías en esa alternativa.

17. Las discusiones son útiles, no hay que evitarlas, general "tensión creativa".

18. Algunas decisiones se basan en estadísticas, otras en pura intuición. En las más complicadas, hacen falta las dos.

19. No se deben hacer promesas que no se puedan cumplir, en general hay que prometer menos de lo que se puede dar.

20. El líder debe desarrollar y comunicar convicciones firmes. Son los principios, los valores y las grandes ideas lo que hace efectivo a un líder. Sé tu propio hombre, dirige tu vida y escribe tu guión.

21. La principal virtud es la lealtad.

22. La noción de que cambiar de parecer acerca de una cuestión equivale a mostrar debilidad es ridícula. Las personas deberían estar dispuestas a admitir cuando hay una evidencia que les obliga a cambiar de parecer. Eso es una señal de honradez, no una falta de agallas.

23. Hay que comunicar en el lenguaje claro y sencillo, en forma directa, sin intermediarios. Hay que ser uno mismo, hablar desde el fondo del corazón.

24. No se debe dejar que las críticas decidan la agenda.

25. Los miembros del equipo no son fusibles que se cambian a la primera crisis. Hay que defenderlos todo lo posible.

26. En los momentos difíciles, hay que estar presente, físicamente, en el lugar apropiado. Las bodas son elegibles, los funerales son obligatorios.

27. Hay que enfrenatar a los matones y ser duro con los duros.

28. Hay que controlar al máximo las emociones, pero si uno no puede, no hay problema en mostrar el rostro humano.