miércoles, 16 de marzo de 2011

Cuestiones notariales: “¿Puede la Policía de la Provincia de Córdoba certificar firmas de contratos de alquiler o boletos de compraventa? Problemática a la luz del art. 980 y 1035 del Código Civil Argentino”.


En la práctica forense al comparecer a una dependencia policial, en más de un caso es común observar en la pared, transparente, estera, etc., un cartel que indica los diferentes actos que puede practicar la policía de córdoba en su carácter de “certificante” o portador de “fe pública”. En dichos enunciados entre los cuales figura la certificación de domicilio o el certificado de supervivencia aparece como opción “la certificación de firmas en contratos de alquiler” como en algunos casos también suele decir “certificación de firmas de contratos o boletos”, aunque en la actualidad ya pocos lugares los ostenta.- Es aquí donde nace la problemática de tener que empezar a dilucidar si dicho acto, particularmente el estrictamente vinculado con la certificación de un contrato, se encuentra dentro de la esfera de atribuciones de éste funcionario particular que sería el policía; o bien, caso contrario está fuera de su alcance y además se estaría cobrando por la prestación de un servicio o actividad que legalmente no debería.

A la hora de discutir un tema, no podemos obviar la base de todo, la columna vertebral de nuestro ordenamiento civil, motivo por el cual acudimos directamente al Código Civil Argentino y vemos que en el art. 980 dice textualmente lo siguiente: “Para la validez del acto, como instrumento público, es necesario que el oficial público obre en los límites de sus atribuciones, respecto a la naturaleza del acto, y que éste se extienda dentro del territorio que se le ha asignado para el ejercicio de sus funciones. Los instrumentos públicos extendidos de acuerdo a lo que establece este Código gozan de entera fe y producen idénticos efectos en todo el territorio de la República Argentina, cualquiera sea la jurisdicción donde se hubieren otorgado”.-

Ahora bien, no hay dudas que el policía es funcionario público, que obra dentro de su territorio y en ejercicio de sus funciones, pero no tiene atribución respecto a la naturaleza del acto.

En el caso de los instrumentos privados la personas acuden a la policía para certificar las firmas a los fines de darles fecha cierta o bien el carácter de instrumento público para ser oponible a terceros.

El tema a dilucidar aquí en forma necesaria a los fines de acabar con las dudas de la práctica forense es la problemática de la fecha cierta.

La dialéctica debe comenzar de la siguiente manera:

Partimos de la base que hablamos de instrumento privado, por lo tanto todo aquel contra quien se presente en juicio un instrumento privado firmado por él, está obligado a declarar si la firma es o no suya (art. 1031 CC).-

Sigamos razonando, aunque el mismo estuviere reconocido no prueba contra terceros o contra los sucesores por título singular, la verdad de la fecha expresada en ellos (art. 1034 CC).-

Pues bien, tenemos el instrumento reconocido y debemos darle fecha cierta, el art. 1035 nos da las opciones o alternativas enumeradas taxativamente de la siguiente manera:

1. La de su exhibición en juicio o en cualquiera repartición pública para cualquier fin, si allí quedase archivado.

2. La de su reconocimiento ante un escribano y dos testigos que lo firmaren.

3. La de su transcripción en cualquier registro público.

4. La del fallecimiento de la parte que lo firmó, o del de la que lo escribió, o del que firmó como testigo.

Formulada la enunciación quiero detenerme en el inciso 1.

Cuando el requirente que acude a una escribanía pregunta si el timbrado del contrato realizado en el banco otorga fecha cierta, ¿Cuál debe ser nuestra respuesta?

Evidentemente el timbrado “no” otorga fecha cierta porque, que en la práctica se acuda a la “maquinita” timbradora del Banco de Córdoba (Bancor) y sumada a la naturaleza de la entidad financiera está también la complicación de que el mismo no registra archivo del contrato, es decir, no queda allí archivado.

La exhibición en la policía por ejemplo, no produce fecha cierta por la misma razón antes explicada [...]