miércoles, 13 de abril de 2011

Proceso Penal Romano - Generalidades - 1° Parte


El proceso penal romano no existió como tal en un principio. Los juicios celebrados por comisión de delitos se ventilaban de acuerdo con las normas del derecho civil; tales juicios suponían un aspecto más del derecho de obligaciones y se tramitaban por medio de acciones privadas, sobre todo por la acción por juramento. Pero al decir de Kunkel (Historia del Derecho Romano 7° Edición, Barcelona, 1981), desde principios del siglo II, o tal vez desde antes, estas las pudo interponer cualquiera, no sólo el perjudicado, y tenía como fin interponer de oficio una pena. Ya no era, pues, derecho civil, sino público. El paso de una situación a otra fue lento, como lo demuestra el que coexistieran durante largo tiempo la llamada a juicio y la denuncia, que la acción para el delito de concusión constituyera, en efecto, una acción cualificada más que una verdadera acusación y que fuera la ley Acilia, del 122, la que atribuyera por primera vez al delito de concusión un carácter específicamente criminal, mientras que la ley Calpurnia, del 149, concedía a los provinciales a los que se habían sustraíd biene una acción configurada como una reclamación (repetere) de las cosas tomadas o sustraídas y se basaba en una aestimatio o valoración de lo sustraído por el gobernador.

La propia ley Calpurnia preceptúa la existencia de una lista especial para la concusión y hechos afines, de la que se sacaría un tribunal bajo la presidencia del pretor peregrino y que duraría el año que el pretor estuviera en el cargo. La ley Sempronia Iudiciaria, del año 122, extendió este tipo de tribuanl permanente a otros delitos e incluyó en él a miembros de la clase ecuestre, formando lo que se llamaron quaestiones perpetuae. Sila aumentó el número de éstos tribunales; los extendió a otros delitos que antes se sustanciaban ante los comicios por centurias o ante los comicios por tribus, si eran capitales (se trata de los juicios del pueblo, tal vez la forma más antigua de jurisdicción penal en Roma). Suelen darse los siguientes: de majestad, de asesinato, de cohecho, de concusión, de peculado, de asesinato y envenenamiento, de violencia, de injurias, de ciudadanía, de testamentos, de asociaciones, de juegos prohibidos. Algunos no parecen de Sila. El que tiene más afinidad con el de concusión es el de peculado.

2° Parte: "El Proceso"