viernes, 16 de diciembre de 2011

Resolución Decanal N° 86/B del 02.12.2011.- Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Católica de Córdoba.


Y VISTO:
Que se considera conveniente encauzar y potenciar el desarrollo de las actividades académicas, de docencia, investigación y especialización, de responsabilidad social universitaria y de extensión, a través de los institutos de esta Facultad.
Y CONSIDERANDO:
Que a tal fin, el relevamiento efectuado en orden al estado actual de los ya creados hasta la fecha, y las consultas efectuadas a las distintas áreas y especialidades de la Facultad, ponen en evidencia la necesidad de reorganizarlos de manera de cubrir satisfactoriamente el amplio espectro de las disciplinas jurídicas y sociales que se abordan desde las carreras que se cursan en esta Unidad Académica, nucleando a su vez en cada una a las subespecialidades, en la medida en que ello se justifique.
Que desde la perspectiva actual, se pretende que dichos institutos constituyan el ámbito adecuado para promover el estudio, el debate y la investigación de los temas de interés vinculados a cada área, procurando el perfeccionamiento y la mejor formación científica y humana de sus integrantes, procurando generar un nexo de articulación tanto entre profesores, investigadores, adscriptos, graduados y alumnos, como entre éstos y otras especialidades, instituciones, entidades, o la sociedad en general.
Que la Dirección de los Institutos como la de sus Salas, deben estar bajo la responsabilidad de un profesional especializado en cada rama del Derecho, con reconocidas cualidades personales, y suficientes conocimientos académicos para el cumplimiento de sus fines, y, fundamentalmente, que haya manifestado su disposición a trabajar en las líneas indicadas, cuyos objetivos serán seguidamente establecidos.
Que en consecuencia, corresponde mediante la presente redefinir los espacios técnico-científicos de cada área disciplinar, sea manteniendo y/o adecuando los ya existentes, sea creando los nuevos que se consideran necesarios.
Por todo ello
EL DECANO DE LA FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES DE LA UNIVERSIDAD CATOLICA DE CORDOBA EN USO DE FACULTADES
RESUELVE:
Art 1º. Institutos y Salas de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. A partir de la entrada en vigencia de la presente, se reorganizan los Institutos y Salas existentes y a crearse, en virtud de lo cual, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales funcionan en adelante los que se describen a continuación, según las especialidades y denominaciones que también se mencionan:
A) Instituto de Derecho Privado, en cuyo ámbito funcionarán las siguientes salas:
A.1) Sala de Derecho Civil.
A.2) Sala de Derecho de Familia y Sucesorio
A.3) Sala de Derecho Comercial.
A.4) Sala de Derecho Registral y Notarial
B) Instituto de Derecho Concursal.
C) Instituto de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social, y Procesal Laboral (“P. Alberto Hurtado s.j.”)
D) Instituto de Derecho Penal (“Dr. Enrique A. Gavier”).
E) Instituto de Derecho Público (“Fray Mamerto Esquiú”), en cuyo ámbito funcionarán las siguientes salas:
E.1) Sala de Historia del Derecho y de las Instituciones (“Ricardo Levene (h)”).
E.2) Sala de Derecho Político, Constitucional, Público Provincial y Municipal.
E.3) Sala de Derecho Administrativo.
E.4) Sala de Derecho Internacional Público.
E.5) Sala de Derecho Tributario y Financiero.
E.6) Sala de Derecho Agrario y Minero.
F) Instituto de Derecho Procesal, en cuyo ámbito funcionarán las siguientes salas:
F.1) Sala de Derecho Procesal Civil (“Dr. Rogelio Ferrer Martínez”).
F.2) Sala de Derecho Procesal Penal (“Dr. Carlos Moreno”).
F.3) Sala de Derecho Procesal Administrativo.
F.4) Sala de Derecho Procesal Constitucional y Convencional.
G) Instituto de Derecho Romano (“Dr. Agustín Díaz Bialet”).
H) Instituto de Investigación y Desarrollo Disciplinar en Mediación (“Cardenal Antonio Samoré”)
I) Instituto de Filosofía del Derecho y Sistemas de Pensamiento “Dr. Olsen Antonio Ghirardi”.
J) Instituto de Derechos Humanos.
Art. 2º. Creación de nuevos institutos y salas. Por iniciativa propia, la del Director de un Instituto o de una Sala, o la de un profesor titular de cátedra de esta unidad académica, el Decano puede constituir nuevos Institutos y Salas, y/o transformar unos en otros, en el ámbito de la Facultad.
La iniciativa debe considerar y exponer los motivos sobre la necesidad de su creación, y es puesta a consideración del Consejo de Profesores cuyo dictamen no resulta vinculante. Su aprobación o denegatoria debe formalizarse mediante resolución fundada. En su caso, se pueden realizar observaciones a la iniciativa a fin que, reformulada que sea, pueda ser sometida a nueva consideración del Consejo y del Decano.
La sala que se haya creado oportunamente en base a las pautas establecidas en el presente artículo, podrá ser removida, por resolución fundada del Decano, a propuesta del Director del Instituto, si en el plazo de dos años, sus integrantes no han realizado actividades periódicas que justifiquen su funcionamiento.
Art. 3º. Objetivos generales de los Institutos y sus Salas. Son objetivos generales -no excluyentes- de los Institutos y Salas de esta Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, los siguientes:
a) Promover y difundir el estudio de la rama del derecho respectiva.
b) Fomentar y prestar asistencia técnica y metodológica para la formación, capacitación y perfeccionamiento jurídico, tecnológico y humano de docentes y científicos, profesionales e investigadores, así como contribuir a la publicación de sus estudios.
c) Alentar, orientar y asistir a sus integrantes para acceder a titulaciones de posgrado.
d) Extender su acción, en procura del cumplimiento de los objetivos propuestos, a otros ámbitos académicos o institucionales del País o del exterior, y en especial a regiones latinoamericanas.
e) Organizar cursos, seminarios, jornadas, conferencias, congresos, paneles y debates de la especialidad o interdisciplinarios, e intercambios científicos con instituciones afines.
f) Procurar y fomentar la vinculación y articulación de la especialidad científica o rama del derecho con la realidad social, proponiendo iniciativas y alentando la participación de sus miembros en programas de proyección social y responsabilidad social universitaria.
g) Proponer y ejecutar iniciativas tendientes a la capacitación y práctica preprofesional de los alumnos mediante pasantías, voluntariados u otras tareas supervisadas.
h) Colaborar con las distintas unidades académicas de la Universidad Católica de Córdoba, sus docentes y estudiantes.
i) Brindar colaboración y asesoramiento a entidades públicas y privadas del medio sobre temas de su objeto.
Art. 4º. Actividades. En el marco de los objetivos generales previstos en el artículo anterior, se detallan a continuación, con carácter enunciativo, las actividades que por su envergadura, revisten el carácter de objetivos a priorizar:
a) Reunirse sus miembros periódicamente a fin de dar cumplimiento a los objetivos y plan de actividades propuestos para el año académico.
b) Proponer y realizar proyectos de investigación y de vinculación tecnológica, organizando los equipos y tomando parte en las tareas de dirección, coordinación, seguimiento y corrección de los trabajos.
c) Cooperar con los docentes y demás integrantes, a acceder a tutoriales para tesis doctorales, maestrías, tesinas y cualquier otro tipo de actividad de investigación que implique la obtención de un título de posgrado.
d) Fomentar la difusión y publicación de monografías, artículos, comentarios a fallos, ponencias, etc. de sus integrantes.
e) Proponer proyectos de cursos, jornadas, seminarios, diplomaturas, especializaciones, maestrías y carreras de posgrado para ser realizados en o por la Facultad, los que se desarrollarán coordinadamente con la Prosecretaría de Posgrado de la Facultad y, según el caso, de la Universidad.
f) Bajo las premisas que fije el comité académico que se integrará al efecto, proponer los cambios curriculares que permitan satisfacer las exigencias que en tal aspecto, implican los procesos de acreditación de las carreras de grado y posgrado ante los organismos oficiales de la Nación.
g) Revisar por lo menos una vez cada tres años, el plan de estudios de las carreras y los contenidos curriculares de las distintas asignaturas vinculadas a la Sala o Instituto, en procura de proponer las modificaciones o adecuaciones que la dinámica de los tiempos y la evolución del derecho impongan.
Art. 5º. Sede. Los institutos y salas desarrollan sus objetivos en el ámbito físico de esta Facultad de Derecho y Ciencias Sociales o de la Universidad Católica de Córdoba, sin perjuicio de lo cual, si las circunstancias ameritan su actuación fuera de dichos ámbitos, podrán organizarse en el espacio físico que se considere óptimo para la ejecución de las mismas, dando noticia de ello a la Facultad.
Art. 6º. Director de Instituto y Director de Sala. Cada instituto tiene como responsable de su funcionamiento académico y administrativo a un Director, al igual que las Salas. Ambos son designados por el Decano y duran en sus funciones el periodo correspondiente a la designación de éste último.
El Director del Instituto es el responsable del funcionamiento académico del mismo y asume el rol de coordinación y supervisión de las diferentes Salas, debiendo a tal fin organizar reuniones periódicas con sus Directores durante el año académico, para informarse del desarrollo de actividades y el cumplimiento de los objetivos propuestos para cada una.
Tanto el Director del Instituto como el de Sala, pueden realizar sus labores de forma honoraria o remunerada, debiendo dar cuenta de ellas al Decano. En caso de tareas remuneradas, se siguen las normas correspondientes de la Universidad referentes a designación y remuneración, agregando en este caso las funciones que se especifiquen en sus designaciones.
Tanto el Director del Instituto como el de Sala, pueden ser removidos de sus funciones por el Decano, previa consideración en el Consejo de Profesores, si se comprueba un comportamiento contrario a los postulados éticos y jurídicos de la Universidad, si se considera que no cumplen diligentemente sus funciones, o que han incurrido en alguna falta enumerada en el régimen de disciplina docente (en este caso, sin perjuicio de la sanción allí prevista).
Art. 7º. Miembros de Institutos y de Salas: Las membresías sobre los diversos institutos y salas revisten las siguientes categorías:
a) Miembros activos: son aquellos que, poseyendo un título de grado, participan de las actividades del Instituto o Sala. Pueden ser docentes, adscriptos o profesionales de las ciencias jurídicas que no prestan servicios en la Facultad, pero que, por su desempeño o vinculación a la rama o disciplina jurídica, desean integrarse.
Cada Instituto o Sala, respectivamente, a fin de proveer a su funcionamiento, deberá contar con un mínimo de cinco miembros activos, además del respectivo director. Uno de estos miembros será designado Secretario (de Instituto o Sala) y será el encargado de confeccionar y mantener la documentación de las actividades desarrolladas.
b) Miembros honorarios: son aquellos que por su destacada trayectoria y cualidades intelectuales, científicas o académicas son designados por el Director del Instituto para participar específicamente en alguna de las actividades del mismo o de alguna de sus Salas, a fin de enriquecer la labor, con su respectivo reconocimiento.
c) Miembros observadores: son los estudiantes de las carreras de la Facultad que, aceptados por el Director, asumen tareas de colaboración con los miembros activos en el marco de las funciones del Instituto o Sala.
Art. 8º. Admisión de miembros activos. La admisión de miembros activos es responsabilidad del Director del respectivo Instituto o Sala, priorizando a tal fin las siguientes pautas:
a) Las condiciones académicas y científicas del aspirante.
b) Su actuación profesional o participación en actividades académicas (en docencia o investigación) en esta u otras casas de estudios o instituciones.
c) Su capacidad y compromiso de adhesión a los objetivos del Instituto o Sala.
En caso que se deniegue la incorporación de una persona en esta calidad, la decisión puede ser revisada por el Decano de la Facultad.
Los miembros honorarios serán invitados a participar como tales por el Director en los supuestos del art. 7º, inc. b).
Los miembros observadores deberán presentar una nota al Director solicitando su admisión, adjuntando el detalle de sus calificaciones, tanto en la carrera cuanto específicamente en las materias que se vinculen por su objeto con el Instituto o Sala.
Los miembros del Instituto o de la Sala que no participen en las actividades propuestas o incurran en faltas enumeradas en el régimen de disciplina docente, sin perjuicio de la sanción allí prevista, a solicitud del Director respectivo, cesan en su calidad de tales, por resolución fundada del Decano.
Art. 9º. Reuniones de los Institutos y Salas. Los miembros de los Institutos y Salas, para el logro de sus objetivos, deben reunirse al menos una vez por mes, durante el ciclo académico de la Facultad. La actividad que se realiza en el ámbito de estas reuniones debe ser consignada en actas que se documentan en el libro del respectivo Instituto o Sala.
Art. 10º. Libro de Instituto o Sala. Cada Instituto o Sala, cuenta con un libro foliado, provisto por la Facultad, en el que se hacen constar las decisiones tomadas por el respectivo director, las reuniones llevadas a cabo con constancia de la asistencia de sus miembros, los temas tratados, las actividades propuestas o desarrolladas, y todo aquello que haga al cumplimiento de sus objetivos. El llenado del libro es responsabilidad del Secretario del Instituto o Sala y, mientras no se utiliza, permanece para su resguardo en la Secretaría Técnica de la Facultad.
Art. 11º. Legajo. Cada Instituto o Sala tiene un legajo en el que deben incorporarse su reglamento, las solicitudes de admisión con las resoluciones respectivas del Director, los informes de actividades y planes anuales de trabajo y toda otra documentación que haga a la actividad y funcionamiento del Instituto o Sala.
Art. 12º. Informe de actividades y plan anual de trabajo. El Director del Instituto o Sala respectiva, debe presentar al Decano, en el mes de diciembre de cada año, un informe de las actividades efectivamente desarrolladas en el año académico y el plan de trabajo para el ciclo lectivo del año siguiente, en el que debe consignarse:
a) La nómina de integrantes del Instituto o Sala que tomaron parte activa de las reuniones y actividades.
b) El detalle de las oportunidades en que se llevarán a cabo las reuniones.
c) La descripción de las actividades realizadas en cumplimiento de sus objetivos (arts. 4º y 5º),
d) Una ponderación conceptual de los logros alcanzados en orden al plan de trabajo propuesto para el año, con mención de los aspectos susceptibles de ser mejorados en el periodo consecutivo.
e) El plan de trabajo proyectado para el año siguiente, precisando las metas y actividades propuestas.
Art. 13º. Reglamento de los Institutos y Salas. Cada Instituto o Sala confecciona su reglamento donde deben estar previstos los aspectos internos de su funcionamiento, y las cuestiones que en virtud de la presente resolución se les encomienda. La propuesta de redacción de dicho reglamento es puesta a consideración del Decano quien, previo a su evaluación, lo aprueba por resolución.
Salvo el caso de los ya existentes -que tendrán un plazo de seis meses para su redacción- el mismo es una condición esencial para que el Instituto o Sala se tengan por constituidos y en funcionamiento.
Art. 14º. Certificaciones de tareas de los miembros y actividades desarrolladas. Las certificaciones de asistencia a cursos jornadas, congresos o cualquier otro tipo de eventos o emprendimientos científicos desarrollados en o por el Instituto o Sala, estan a cargo de la Secretaria Técnica de la Facultad. Toda otra certificación de actividades o trabajos es expedida exclusivamente por la autoridad competente de la Universidad.
Art. 15. La presente resolución rige a partir de la fecha, y los Institutos y Salas preexistentes (incluido el Departamento de Derecho Civil), adoptan la denominación, organización y normas de funcionamiento que aquí se establecen, quedando sin efecto las resoluciones por las que oportunamente fueron creadas o reglamentadas.
Art. 16. Comuníquese, elévese al Rectorado de la Universidad Católica de Córdoba a los fines de su visación y homologación (por implicar la derogación de una resolución emanada de dicho órgano), hágase saber a los interesados y archívese.