domingo, 1 de abril de 2012

Anteproyecto del Código Civil y Comercial de la Nación. Fundamentos y Aspectos Valorativos.-

FUNDAMENTOS DEL ANTEPROYECTO

DE CÓDIGO CIVIL Y COMERCIAL DE LA NACIÓN

La Comision integrada por los Doctores Ricardo Luis Lorenzetti, como Presidente y Elena Highton de Nolasco y Aida Kemelmajer de Carlucci, cumpliendo con los objetivos y plazos señalados por el decreto presidencial 191/2011 presentamos el "Anteproyecto de Código Civil y Comercial de la Nación" y sus Fundamentos, en los que se detalla tanto el método como los principios que inspiran nuestro trabajo.

Queremos dejar constancia de nuestro especial agradecimiento al Dr. Miguel Federico De Lorenzo, a quien hemos designado como Secretario de la comisión. Asimismo, ha sido inestimable la participación de todos los que han colaborado con nuestra labor, cuyos nombres constan en el anexo a la presente.

Finalmente, queremos manifestar el honor que ha significado para nosotros brindar este servicio de tan alta significación para los intereses de la República.
INDICE

 
I. ASPECTOS VALORATIVOS

II. METODO

III. TITULO PRELIMINAR

LIBRO PRIMERO. DE LA PARTE GENERAL.

Título I. Persona humana

Título II. Persona jurídica

Título III. De los bienes

Título IV. Hechos y actos jurídicos

Título V. De la transmisión de los derechos

LIBRO SEGUNDO. DE LAS RELACIONES DE FAMILIA

Título I. Matrimonio

Título II. Régimen patrimonial del matrimonio

Título III. Uniones convivenciales

Título IV. Del parentesco

Título V. Filiación

Título VI. Adopción

Título VII. De la responsabilidad parental

Título VIII. Procesos de familia
LIBRO TERCERO. DE LOS DERECHOS PERSONALES

Título I. De las obligaciones en general

Título II. De los contratos en general

Título III. De los contratos de consumo

Título IV. De los contratos en particular

Título V. De otras fuentes de las obligaciones

LIBRO CUARTO. DE LOS DERECHOS REALES

Título I. De las disposiciones generales

Título II. De la posesión y la tenencia.

Título III. Del dominio.

Título IV. Del condominio.

Título V. De la Propiedad comunitaria indígena.

Título VI. De la Propiedad horizontal.

Título VII. De los conjuntos inmobiliarios.

Título VIII. Del tiempo compartido.

Título IX. De los cementerios privados.

Título X. De la superficie.

Título XI. Del usufructo.

Título XII. Del uso.

Título XIII. De la habitación.

Título XIV. De las servidumbres.

Título XV. De los derechos reales de garantía

Título XVI. De las acciones posesorias y las acciones reales

LIBRO QUINTO.DE LA TRANSMISIÓN DE DERECHOS POR CAUSA DE MUERTE.

Título I. DE LAS SUCESIONES.

Título II. DE LA ACEPTACION Y LA RENUNCIA DE LA HERENCIA.

Título III. CESION DE HERENCIA

Título IV. DE LA PETICION DE HERENCIA.

Título V. DE LA RESPONSABILIDAD DE HEREDEROS Y LEGATARIOS. LIQUIDACIÓN DEL PASIVO.

Título VI. DEL ESTADO DE INDIVISION.

Título VII. DEL PROCESO SUCESORIO.

Título VII. DE LA PARTICIÓN

Título IX. DE LAS SUCESIONES INTESTADAS.

Título X. DE LA PORCIÓN LEGITIMA

Título XI. DE LAS SUCECIONES TESTAMENTARIAS

LIBRO SEXTO.DE LAS DISPOSICIONES COMUNES A LOS DERECHOS PERSONALES Y REALES
Título I. De la prescripción y de la caducidad

Título II. De los privilegios

Título III. Del derecho de retención

Título IV. Disposiciones de derecho internacional privado

REFORMAS AL TEXTO DE LA LEY GENERAL DE SOCIEDADES

I. ASPECTOS VALORATIVOS

Hay aspectos valorativos que caracterizan el anteproyecto que presentamos, que podemos resumir en los siguientes principios:

Código con identidad cultural latinoamericana. Existe una concepción orientada a integrar el bloque cultural latinoamericano. Este es un cambio relevante, toda vez que la historia revela la extraordinaria influencia de la tradición romana e hispánica, y luego francesa, a partir de la codificación. El Código Civil Francés, sancionado por ley del 21 de marzo de 1804, influyó con sus criterios a Europa –Italia (1865), Portugal (1867), España (1889)-, y América (Quebec [1866] , Louisiana [1870]), Perú (1852), Chile (1857), Argentina (1871) y Brasil (1917). Esta tradición ha sido muy importante durante toda la historia del derecho argentino y la hemos respetado en sus aspectos esenciales. Sin embargo, también hemos incorporado nociones propias de la cultura latinoamericana así como una serie de criterios que se consideran comunes a la región.

Constitucionalización del derecho privado. La mayoría de los Códigos existentes se basan en una división tajante entre el derecho público y privado. En nuestro anteproyecto, en cambio, tomamos muy en cuenta los tratados en general, en particular los de derechos humanos, y los derechos reconocidos en todo el bloque de constitucionalidad. En este aspecto innova profundamente al receptar la constitucionalización del derecho privado, y establece una comunidad de principios entre la Constitución, el derecho público y el derecho privado, ampliamente reclamada por la mayoría de la doctrina jurídica argentina. Esta decisión se ve claramente en casi todos los campos: la protección de la persona humana a través de los derechos fundamentales, los derechos de incidencia colectiva, la tutela del niño, de las personas con capacidades diferentes, de la mujer, de los consumidores, de los bienes ambientales y muchos otros aspectos. Puede afirmarse que existe una reconstrucción de la coherencia del sistema de derechos humanos con el derecho privado.

Código de la igualdad. Los textos vigentes regulan los derechos de los ciudadanos sobre la base de una igualdad abstracta, asumiendo la neutralidad respecto de las asignaciones previas del mercado. En nuestra posición, se busca la igualdad real, desarrollando una serie de normas orientadas a plasmar una verdadera ética de los vulnerables.

Código basado en un paradigma no discriminatorio.En la tradición histórica, el sujeto de derechos privados ha sido el hombre. Hemos cambiado este paradigma para concebirlo en términos igualitarios, sin discriminaciones basadas en el sexo, la religión, el origen o su riqueza. En los textos proyectados aparecen la mujer, el niño, las personas con capacidades diferentes, el consumidor, las comunidades originarias, y muchos otros que no habían tenido una recepción sistemática hasta el momento.

Código de los derechos individuales y colectivos. En su mayoría, los códigos del derecho privado comparado regulan sólo los derechos individuales. El anteproyecto que presentamos da una importancia relevante a los derechos de incidencia colectiva, en consonancia con la Constitución Argentina y de modo coordinado con la brasileña. Esto tiene un impacto significativo en el modo de relacionamiento con los recursos naturales.

En materia de bienes, la mayoría de los códigos decimonónicos han quedado desactualizados. En efecto, aparecieron bienes que, siendo de la persona, no tienen un valor económico, aunque sí una utilidad, como sucede con el cuerpo, órganos, genes, etc. La relación exclusiva entre los bienes y la persona también ha mudado y aparecen las comunidades, como ocurre con los pueblos originarios. Finalmente, los conflictos ambientales, se refieren a bienes que son mencionados en el código como del dominio público, pero la Constitución y la ley ambiental los considera colectivos, y no solamente de propiedad del Estado. Todo ello requiere una concepción mas amplia, que ha sido receptada en el proyecto.

Código para una sociedad multicultural. En materia de familia se han adoptado decisiones importantes a fin de dar un marco regulatorio a una serie de conductas sociales que no se pueden ignorar. En ese sentido, se incorporan normas relativas a la filiación que tienen en cuenta la fecundación in vitro; en el régimen legal de las personas menores de edad también se receptan muchas novedades como consecuencia de los tratados internacionales; en materia de matrimonio, se regulan los efectos del sistema igualitario ya receptado por el legislador y la posibilidad de optar por un régimen patrimonial; también se regulan las uniones convivenciales, fenómeno social cada vez más frecuente en la Argentina. Ello no significa promover determinadas conductas o una decisión valorativa respecto de algunas de ellas. De lo que se trata es de regular una serie de opciones de vidas propias de una sociedad pluralista, en la que conviven diferentes visiones que el legislador no puede desatender.

Código para la seguridad jurídica en las transacciones comerciales. En tanto se trata de la unificación del derecho civil y comercial, también se han adoptado decisiones para promover la seguridad jurídica en las transacciones mercantiles. Por eso se regulan contratos de distribución, bancarios, financieros, fideicomisos, régimen contable de los comerciantes y muchos otros temas. Para esos fines se ha tenido en cuenta la legislación internacional y el aporte de numerosos especialistas.

Estos valores y principios están muy presentes en nuestra propuesta legislativa y ausentes de manera sistemática en una gran mayoría de los Códigos de otros países, lo cual le confiere una singularidad cultural remarcable.