viernes, 28 de septiembre de 2012

Por el Día del Maestro, merece leerse esta carta que escribiera un profesor (Garzón Valdés) sobre otro (Caracciolo).-

 
Ricardo Caracciolo
Hace más de medio siglo, Jorge Bacqué, en esos años profesor de Filosofía de Derecho en la Universidad de Buenos Aires, me llamó por teléfono para anunciarme la llegada a Córdoba de un excelente joven profesor y rogarme le diera la atencion que con justicia merecía. Como conocía bien a Jorge y sabía que siempre era ecuánime en sus juicios, no tuve la menor duda de la verdad de su evaluación del joven jurista que deseaba integrarse en el grupo de profesores y alumnos de los ultimos años de la Facultad de Derecho que se reunía los sábados a la mañana y los lunes a la tarde para discutir y tratar de comprender mejor las cuestiones de la filosofía del derecho. Y así conocí un buen día a Ricardo Caracciolo quien con todo entusiasmo se incorporó a nuestro grupo y pronto fue uno de sus más fieles integrantes.
Pero lo verdaderamente importante para mi fue la relación de afecto y respeto que fue estableciendose entre nosotros. Con serena firmeza defendía sus argumentos (que no pocas veces eran mejores que los que habíamos sostenido) y nos sugería la conveniencia de revisar nuestra posición. Pronto fue Ricardo colega amigo y punzante comentarista.
Y el destino de nuestro complicado país nos fue uniendo aún más a lo largo de los años. Padecimos exilio y persecución en buena parte encarnada en la figura de decanos militares y de frustrados profesores ocasionales para quienes todo vestigio de duda intelectual era señal de peligroso desvío de la mediocre ortodoxia que profesaban.
Y Ricardo logró imponerse con la honestidad de su comportamiento y el indiscutible prestigio de su saber e inteligencia.
Con incomparable dedicación contribuyó a la formación de jóvenes juristas y por propio mérito se transformó en el profesor más querido de una universidad como la Pompeu Fabra en Barcelona.
Hoy celebramos su actividad intelectual pero no podemos dejar de recordar su dedicación familiar y su siempre alerta preocupación por el destino de Silvia y sus hijos.
Ricardo es un ejemplo claro de entrega a quienes forman parte de su mundo doméstico. Es bueno recordarlo.
Y es bueno no olvidar la entereza con la que ha sabido siempre enfrentar los desafíos que tuvo que vencer para conservar su ejemplar dignidad. Ello da lugar a una legítima admiración.
Su original contribución al estudio de algunos problemas de la filosofía y teoría del derecho lo ha convertido en uno de los más significativos pensadores no sólo de la Argentina. Este no es hoy mi tema y se que está a cargo de quienes pueden tratarlo con soberana solvencia.
Pero no quiero ahora olvidar que nos une no sólo una auténtica preocupación por algunas cuestiones jurídico-filosóficas sino también una alerta consideración de los problemas de nuestra patria. Ambos hemos sido víctimas de la dictadura y pagado el precio de la defensa de los principios democráticos. Pienso que ser víctima de la persecución dictatorial nos ennoblece y despierta en uno mismo la confortable sensación de no ser – ni por asomo - cómplice de la arbitrariedad y el dogmatismo.
Posiblemente Ricardo es más optimista que yo pero nos iguala el estar pendientes de lo que sucede o puede suceder en esta tierra nuestra.
Y, desde luego, esto no es todo. Compartimos también la innegable frivolidad de una buena corbata o de un saco bien cortado. No todo ha de ser tan serio que no quede lugar para lo supuestamente superfluo.

La seriedad en lo básico y la negación de lo inutilmente solemne han sido parte de una buena base para una amistad que se ha ido consolidando a lo largo de años dentro del marco de una políticamente complicada realidad argentina que desde siempre ha condicionado también la vida universitaria.
 
Es mucho lo que ya ha logrado Ricardo en el ámbito de la investigación de problemas jurídicos fundamentales. Lo ha hecho con seriedad constante y con el auténtico deseo de contribuir a su esclarecimiento. Quienes han leido sus trabajos o han sido sus alumnos o interlocutores lo saben plenamente. La pasión docente que lo anima es por todos conocida y respetada como el buen ejemplo del maestro honesto que no por amable está dispuesto a no defender sus argumentos hasta agotarlos. Alguien podría decir irónicamente: agotar el argumento o al interlocutor.
Lo primero vale pero lo segundo es falso. Ricardo sabe dejar abierta la posibilidad de seguir analizando un problema y demostrar la coherencia de la propia posición. Ello merece ser subrayado.
La vida es una experiencia siempre personal e irrepetible que procuramos orientar dentro del marco de nuestras posibilidades y preferencias. A veces logramos hacerlo (como resultado de una actuación voluntaria o de aquello que solemos llamar la “buena suerte”). En mi caso particular – y estoy seguro que a no pocos le ha sucedido algo parecido – he tenido la buena suerte de conocer a Ricardo, de compartir con él no pocos hechos de mi vida personal y de ser testigo de la constante buena disposición que es necesaria para no ceder ante la presión de las falsas concesiones y saber asumir el destino que en parte nos es impuesto y en parte somos sus hacedores.
Y está también aquello la otra parte, aquella en la que prima lo afectivo y no existe la palabra “sacrificio” porque lo que se hace es también lo moralmente debido a las personas que especialmente queremos. No podemos olvidar al Ricardo “pater de familia”, preocupado constante y eficazmente por el destino de los suyos. Ello forma parte de su ambito “sagrado”; los de afuera nos limitamos a observarlo como el buen ejemplo cuyo seguimiento forma parte de una vida honesta.
 
Hubiera querido estar presente en el acto de homenaje a Ricardo Caracciolo pero la distancia crea a veces obstáculos insuperables. Este es mi caso. Por ello, desde Bonn y a traves de mi querida Cristina, van para él mis mejores deseos de una estupenda vida en los años que vienen y mi agradecimiento por la práctica constante de una amistad que me enriquece y el ejemplo de una conducta humana y moralmente debida. Ya vendrán otros dias de diálogo directo. Mientras tanto, valga el saber que la amistad es inmune a la distancia y sale reforzada en cada encuentro que nos da la vida. Y por ello, vale también ahora la metáfora del abrazo estrecho que no se da físicamente sino que se lo concibe en la intención afectiva que la ausencia no reduce.
Desde Bonn, por ello, levanto mi copa en honor del gran amigo y maestro ejemplar:
Ricardo Caracciolo.
Ernesto Garzón Valdés
 

XXI Encuentro Nacional de Profesores de Derecho Romano (La Plata 2013).-

 
REGLAMENTO DEL XXI ENCUENTRO DE PROFESORES DE DERECHO ROMANO – ADRA – LA PLATA 2013
 
Art. 1º - La Comisión Organizadora del XXI Encuentro de Profesores de Derecho Romano estará compuesta por un Presidente y dos Secretarios (uno para la comisión de Derecho Público y otro para la de Derecho Privado).
 
Art. 2º - La Comisión Organizadora abrirá un registro de miembros, conforme a las comunicaciones que se reciban. Sólo podrán presentar ponencias y participar de las deliberaciones las personas que se hayan  inscripto a tal efecto. El registro se clausurará definitivamente en la fecha que designe el Presidente de la Comisión Organizadora. Es requisito sine qua non para la publicación de las ponencias en las Actas del Encuentro, su envío 03/04/2013. Estarán exceptuados del pago de los aranceles que fije la Comisión Organizadora para participar como miembros del Encuentro, aquellas personas que hubieran sido designadas como invitados especiales.
 
Art. 3º - Cada participante, asistente u oyente en el Encuentro recibirá una constancia firmada por el Presidente de la Asociación de Profesores de Derecho Romano (ADRA) y el Presidente de la Comisión Organizadora que lo acreditará en la calidad que corresponda.
 
Art. 4º - La Comisión Organizadora del Encuentro Nacional redactará el Programa Oficial, que incluirá los temas a tratar, con indicación de los Presidentes y Secretarios de las Comisiones, debiendo estos últimos coordinar todas las ponencias que se reciban respecto de cada tema.
 
Art. 5º - Las deliberaciones se realizarán durante tres días corridos como máximo, contados desde la fecha de la sesión inaugural, y serán públicas.
Las autoridades de cada Comisión, podrán clasificar las ponencias recibidas en subtemas para facilitar el debate.
Los ponentes deberán informar sintéticamente las propuestas contenidas en sus ponencias en un plazo de diez minutos. La Presidencia de la Comisión, con la anuencia de sus miembros, podrá acortar los plazos establecidos, si las circunstancias lo exigieran. Seguidamente, se abrirá un plazo de cinco minutos para debatir cada una de las presentaciones realizadas, para que el Secretario de la Comisión pueda elaborar el despacho.
Las ponencias deberán tener una extensión de entre 10 y 20 páginas, en hojas A4, incluyéndose en dicha extensión: carátula, índice, bibliografía y eventuales anexos. Se deberá utilizar letra Times New Roman tipo 12 y un interlineado de 1,5 líneas.
 
Art. 6º - En caso de disconformidad, en el seno de cada Comisión, los despachos serán individualizados con números, y se dejará constancia, únicamente, de su carácter mayoritario, minoritario o de simple disidencia. La Presidencia de cada Comisión designará al Relator único del o de los despachos, a los fines de su exposición en la Asamblea Plenaria.
 
Art. 7º - Los despachos no serán sometidos a votación en la Asamblea Plenaria.
 
Art. 8º - Las ponencias aprobadas en cada Comisión y los despachos informados en la Asamblea Plenaria serán publicados en las “Actas del XXI Encuentro de Profesores de Derecho Romano de la ADRA”.
 
XXI ENCUENTRO DE PROFESORES DE DERECHO ROMANO DE LA ADRA
FORO PARA ESTUDIANTES
Reglamento
Art. 1º - Podrán participar todos los estudiantes de las Facultades de Derecho del país con monografías originales e inéditas
Art. 2º - Las monografías deberán circunscribirse a uno de los temas a tratarse en las Comisiones del XXI Encuentro de Profesores de Derecho Romano de la ADRA, contando con el patrocinio de un profesor de la materia de la Facultad a la que el alumno pertenece.
Art. 3º - El plazo de admisión de los trabajos vencerá el día Viernes 03/04/2013. Las monografías podrán ser enviadas por correo electrónico a la dirección del Encuentro con el asunto “Foro de estudiantes”. No se considerarán las monografías enviadas fuera de término o que no cumplan con los requisitos temáticos o formales.
Art. 4º - Los trabajos deberán tener una extensión de entre 10 y 20 páginas, en hojas A4, incluyéndose en dicha extensión: carátula, índice, bibliografía y eventuales anexos. Se deberá utilizar letra Times New Roman tipo 12 y un interlineado de 1,5 líneas. La carátula deberá precisar: Nombre y Apellido, dirección, teléfono y correo electrónico, Facultad a la que pertenece y Profesor patrocinante.
Art. 5º - El Foro se desarrollará los dos primeros días del Encuentro, bajo la dirección de un Presidente y un Secretario, docentes de la materia, designados por la Comisión Organizadora.
Art. 6º - En el marco del Foro los alumnos participantes deberán informar resumidamente el contenido de sus trabajos en un plazo de diez minutos, reservándose cinco minutos para debatir cada uno de los trabajos expuestos.
Art. 7º - Se procederá a premiar las dos mejores monografías en la Asamblea Plenaria, nombrando la Comisión Organizadora un Tribunal Académico a tal fin, el cual podrá en su caso, aconsejar la publicación del trabajo en las Actas del Encuentro.
 

XXI Encuentro Nacional de Profesores de Derecho Romano.- La Plata, 25, 26 y 27 de Abril de 2013.-



 

martes, 18 de septiembre de 2012

Nota publicada en "ALUMNI UCC - Revista de Graduados" de la Universidad Católica de Córdoba, 2012, Año IV, N° 10, Página 14.- "Ética crítica para el siglo 21. Miradas desde el ejercicio profesional".-


Ética Profesional: Una referencia a lo Jurídico – Notarial[1]

 
Como primera medida resulta necesario justificar la integración “Ética Profesional”. La dimensión moral forma parte esencial de la definición de profesión. Por tal motivo, una reflexión ética no debe ignorar las condiciones propias de cada profesión[2].

La ética profesional tiene la misión de establecer los principios y normas por las cuales ha de regirse cada profesión, proyectando como causa final, la consecución de la justicia social. El notario cumple acabadamente con este fin, ya que tiene la obligación de ilustrar a las personas que le soliciten sus servicios, debiendo interpretar, y dar forma a la voluntad de los mismos, redactando los instrumentos adecuados, para conferirles autenticidad, advirtiéndoles de las consecuencias legales[3].

La profesión notarial es quizás, entre todas las sociales, aquella cuyo ejercicio, mayor moralidad demanda, siendo en lo civil lo que la cura de almas es en lo espiritual, una fuerza directiva de las voluntades y de las conciencias, cuyo campo de acción no reconoce límites[4].

Para Von Ihering el Notario moderno es el heredero más directo del jurista romano. Su labor no es la del abogado, que interviene principalmente en el momento en que va a plantearse un litigio, sino la del consejero de las familias, y el moderador de los negocios jurídicos[5].

Tan vasta y honorable función, debe evitar convertirse en una fábrica de escrituras, aprovechando las nuevas tecnologías y la publicidad, con técnicas vergonzosas, inmorales y antijurídicas tendientes por ejemplo, a ofrecer a cambio de precios viles sus servicios para ganar más escrituras o publicar avisos en la sección clasificados del diario, lo cual está condenado éticamente, y atenta contra la dignidad de tan sublime profesión.

Para el abogado, el instante crítico para el desempeño de su ética se da al momento de decidir aceptar o repeler un caso, aceptarlo es creer justa la pretensión, por lo que su triunfo será: el triunfo de la Justicia[6].

 

 

 



[1] Por Jorge Fabián Villalba. Escribano Adscripto al Reg. Not. 706 (Cba.). Prof. Adj. Derecho Romano I. Prof. Titular de Historia de la Cultura Occidental. Miembro del Instituto de Derecho Romano y Docente Investigador de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Católica de Córdoba.-
[2] CASAS, Gustavo S.J. Ética General. Editorial Universidad Católica de Córdoba (EDUCC). 2004. Pág. 19.
[3] Artículo 2°, Ley del Notariado del Estado de Jalisco, México.-
[4] GUTIÉRREZ-ÁLVAREZ, Jorge. Notario. Sobre la Ética Notarial. Podium Notarial. Revista Digital de Derecho. Colegio de Notarios. Jalisco México. Podium Notarial N° 27, Año 2003, Pág. 15.-
[5] El Espíritu del Derecho Romano.-
[6] Osorio, Ángel. El Alma de la Toga. Valletta Ediciones. 2006. Pág. 38 y 44.-

lunes, 17 de septiembre de 2012

Información para los alumnos sobre el 3er. Parcial.- Ciclo lectivo 2012. Universidad Católica de Córdoba.-

Docentes y alumnos:
Es oportuno recordar con anticipación lo concerniente algunas cuestiones en torno al tercer parcial. En tal sentido, aclaramos:
- Para ningún alumno es obligatorio rendir el tercer parcial.
- Sólo tienen la responsabilidad de rendirlo, aquéllos estudiantes que no hayan alcanzado 12 puntos con la suma de los dos primeros (para llegar al promedio total de 4 puntos exigido); o uno de ellos no haya sido rendido, o haya sido reprobado (art. 144 inc. 1º Reglamento Interno de la Facultad).
- La inasistencia al tercer parcial no equivale a “reprobado” por lo que no incide en el promedio con el que se obtiene la regularidad.
- La inasistencia al tercer parcial equivale a “ausente” e incide en el cómputo del porcentaje de asistencia exigido para el cursado (65% u 80%), por lo que, quien haya alcanzado ya 4 o más puntos de promedio, deberá presentarse a rendirlo si por la proyección del cómputo de su asistencia, la misma es necesaria para llegar a los porcentajes exigidos para el cursado de esa materia (65% u 80%, según corresponda).
En suma, quien necesite nota o asistencia, debe presentarse al examen (el que será calificado por la cátedra), independientemente de cual haya sido la causa de su necesidad.

PRIMER CONGRESO PATAGONICO DE DERECHO ROMANO.- 9 Y 10 DE NOVIEMBRE DE 2012.- LAS GRUTAS, RÍO NEGRO.-

PRIMER CONGRESO PATAGONICO DE DERECHO ROMANO
9 y 10 DE NOVIEMBRE. “Las Grutas” Río Negro
Tema: DERECHO DE PROPIEDAD
Presentación de Abstract: 15 de Octubre
Presentación de trabajo: 30 de Octubre.
Confirmar asistencia antes del 20 de Octubre.
Envío, información y todo lo que necesiten a: aliciaaresnogueira@yahoo.com.ar
Tel: 0298-4637753 (todo el día) 0298-4423153 (de mañana)
Inscripción: $300. (incluye dos cenas y todos los break –mediodía y tarde-)
Acompañantes: idem