domingo, 17 de marzo de 2013

Mensaje el Rector de la UCC en torno a la elección del Papa Francisco

Queridos miembros de la Comunidad Universitaria:
La elección del cardenal Jorge Bergoglio como Papa es un hecho sumamente significativo para la Iglesia y para el mundo; pero también, especialmente, para los argentinos y para la Compañía de Jesús.
El nombramiento del Papa Francisco es además significativo de manera particular para nuestra Universidad, no sólo por ser el líder espiritual de nuestra Iglesia, sino también porque durante el período en el que fue provincial de la provincia Argentina de la Compañía de Jesús (entre los años 73 y 79) visitó nuestra Universidad.
Esta particular vinculación nos compromete más aún a orar por él en su nueva misión de guiar a la Iglesia.
 
Los invito, a los creyentes, a unirnos en la oración por su persona y para que Dios lo ilumine en su misión de sucesor de Pedro. Una misión nada sencilla que implicará acercar a la Iglesia al mundo de hoy con gestos y palabras; y animarla a manifestar el rostro renovado de una Comunidad abierta y compasiva; cercana a los pobres y afligidos.
Pidamos por el Papa Francisco para que sea un Papa profundamente humano y creyente. Es decir, una persona que sepa acompañar de cerca los caminos que transitamos los hombres. Caminos que no están exentos de contradicciones, ambigüedades y, también, de pecado. Que sea compasivo, capaz de empatizar con las angustias y los sufrimientos del que camina a tientas en la oscuridad esperando una mano que lo ayude a seguir; que sea un Papa capaz de alegrarse con las pequeñas alegrías de los demás; que sea un hombre de Fe, que nos anuncie a Jesucristo con palabras sencillas, claras, humildes; pero sobre todo con sus gestos. Que sea, en definitiva lo que su cargo indica: el sucesor del modesto pescador de Galilea.
Que Dios los bendiga.
Con afecto.


 
P. Lic. Rafael Velasco, sj
Rector UCC